INFORME SOBRE LA CREACIÓN DEL ÁREA DE RESERVA DEL MUSEO HISTÓRICO REGIONAL ALTE. BROWN (PRIMERA PARTE)

Estándar

En el marco del proceso de renovación del Museo Histórico Regional Alte. Brown y acorde a su nueva propuesta institucional, dinámica e integradora, se llevó a cabo una importante reforma edilicia en donde se contempló la creación de un área de reserva.

¿Qué es un área de reserva? ¿Cuál es su función?

Se trata de un espacio adecuado especialmente con el que todo museo debe contar para mantener en guarda el patrimonio que no se exhiba. Una vez seleccionadas las piezas destinadas a la exposición permanente, integrando el nuevo guión museográfico, el resto se resguarda en dicho espacio.

De esta manera, a través de técnicas y recursos específicos para cada caso, logramos proteger el acervo con el objetivo de prolongar su existencia a lo largo del tiempo, poniendo en práctica tareas de conservación preventiva.

Dado que contamos con una colección numerosa y heterogénea, para una correcta organización y visualización de las piezas, fue necesario el mobiliario adecuado. Para ello el Municipio adquirió una serie de estanterías móviles y fijas con estantes regulables que fueron ubicadas y amuradas -en el caso de las segundas- para garantizar su seguridad y estabilidad. Cada una de ellas fue identificada con números y a su vez, cada estante con letras. Esto permite una efectiva sectorización y distribución de los objetos y por ende una rápida localización de los mismos.

Cada una de las piezas patrimoniales se guarda en cajas contenedoras tras una limpieza adecuada y en caso de que sus dimensiones o características no lo permitan, se ubican directamente sobre estante con fundas confeccionadas especialmente que los protegen.

Las cajas son identificadas con rótulos de acuerdo a las diversas tipologías de la colección (cerámica, piezas líticas, restos fósiles y material geológico, entre otros) o con los nombres de personalidades vinculadas a la misma: Adela García Salaberry, Carlos Morel, o Guillermo Brown. Muchas piezas que fueran de su pertenencia o se relacionan con estas personalidades forman parte esencial del acervo.

Para la guarda de indumentaria y accesorios el Municipio adquirió un mueble especial, con puertas corredizas, que permite orden y protección contra agentes de deterioro. Asimismo, se compraron cortinas tipo black out para controlar los efectos de la luz (su incidencia constituye uno de los principales factores de daño en los bienes culturales) así como un set de materiales para efectuar de manera adecuada las tareas de limpieza, protección y guarda de los mismos.

    Para concluir, se destacan dos puntos de gran importancia: en principio, que desde la perspectiva de la conservación, es importante que las piezas vayan rotando (es decir, que permanezcan un período determinado en exhibición y otro en guarda) para contribuir a la protección de su integridad. Finalmente, que la profesional museóloga involucra a los trabajadores del municipio que se desempeñan en el ámbito de los museos en las tareas descriptas, coordinando, capacitando, y motivándoles activamente

Silvina Diaz. Museóloga.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s